Skip links

Historia de CRIS-UTH

Experiencia, conocimiento y profesionales de prestigio internacional avalan nuestro servicio

El Centre de Recuperació i d’Investigacions Submarines (CRIS), se fundó en Barcelona en 1954. Fue el primer centro de estas características de España, por lo que es uno de los más antiguos de Europa y del mundo. Se concibió como unidad de exploración, rescate, investigación y desarrollo de todo tipo de actividades subacuáticas que llevó a cabo en solitario durante muchos años. Con el tiempo la progresión y popularización de las actividades subacuáticas, orientó su evolución hacia la situación actual como Centro de Buceo deportivo-recreativo. Su trayectoria ha estado siempre ligada a la historia de la Medicina Subacuática de nuestro país.

historia-1958-campanya
historia-1958-campanya2

Los primeros buceadores realizaban su actividad sin ser plenamente conscientes del riesgo en que se hallaban. La Patología subacuática era poco conocida, y los medios de asistencia de que disponían eran precarios. El C.R.I.S. adquirió la primera cámara monoplaza de descompresión llamada popularmente “Cartucho de recompresión”.

Se trataba de un recipiente metálico e individual, con una pequeña ventanilla, en el que a duras penas el accidente podía mover los brazos para compensar los oídos. No tenía ningún sistema de comunicación con el exterior, y era imposible prestar auxilio en caso de emergencia.

A pesar de estas limitaciones los médicos y buceadores de la época salieron adelante con el éxito en la mayoría de los casos. Los primeros tratamientos eran aplicado por los buceadores más veteranos que adquirieron ciertos conocimientos médicos fundamentados en su propia experiencia; El mismo el fundador del C.R.I.S. y socio número 1, D. Clemente Vidal, prestigioso procurador en los tribunales, se había hecho cargo, él mismo, del tratamiento de algunos accidentados. Se trataba, verdaderamente, de una etapa heroica en nuestra historia de la Medicina del buceo, hasta que surgieron los primeros especialistas.

Desde 1954 hasta 1966 los accidentes de descompresión se trataban en una cámara hiperbárica monoplaza, conocida popularmente como el “cartucho de recompresión”. El accidentado era recomprimido un recipiente metálico e individual, con una pequeña ventanilla, en el que a duras penas se podía uno mover para compensar los oídos, el cartucho de recompresión no tenía ningún sistema de comunicación con el exterior, y era imposible prestar ningún auxilio en caso de emergencia. A pesar de estas limitaciones los médicos y buceadores de la época salieron adelante con el éxito en la mayoría de los casos. Se trataba, verdaderamente, de una etapa heroica en nuestra historia de la Medicina de buceo.

Cartucho de recompresión

El Dr. Sala-Matas tuvo una gran significación dentro y fuera de nuestro país; bajo su presidencia, se celebró en Barcelona en 1961 el primer Congreso de la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS).

El C.R.I.S. promovió la construcción de la primera cámara hiperbárica multiplaza que podría alojar a un buceador en camilla junto a uno o dos acompañantes. La asamblea de la Cruz Roja de Barcelona cedió las antiguas caballerizas de su Hospital, ubicado en la calle Dos de mayo de Barcelona, para ubicar la cámara.  El encargado de diseño y construcción de la nueva cámara hiperbárica fue el ingeniero Josep Rahola Espona, que muchos años más tarde fue Senador por la Esquerra Repubicana de Catalunya. Las numerosas dificultades técnicas y de instalación de la compleja instalación neumática, motivaron que cámara no entrase en servicio hasta el año 1967. El primer accidentado fue un buceador norteamericano.

historia-1965-lavanguardia
historia-1965-lavanguardia2

Bajo la presidencia de Eusebi Escardíbul, conocido industrial barcelonés comenzaba una nueva etapa para el C.R.I.S. que permitiría un tratamiento más cómodo, más efectivo, y sobretodo más seguro de los accidentes de buceo. Los Dres. Merino y Guijarro, del Hospital de la Cruz Roja supervisaban los tratamientos que eran llevados a cabo por un equipo de más de 100 entusiastas socios del C.R.I.S. actuaban de forma desinteresada como camaristas voluntarios cuando eran requeridos, lo que ocurría sólo unas pocas veces al año.

historia-1970-informacio
historia-1970-informacio2

Hasta el año 1978, fueron tratados 32 buceadores accidentados en la nueva cámara multiplaza. El célebre cartucho de recompresión pasó a la historia y actualmente està colocado como objeto histórico y decorativo en el vestíbulo de la Unidad de Terapéutica hiperbárica, en el Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí, en las afueras de Barcelona.

En el año 1979 el número de accidentes de buceo aumentó considerablemente y algunos de ellos fueron muy graves, planteando importantes problemas asistenciales y de disponibilidad personal.

La junta directiva del CRIS, debidamente informada y asesorada, consideró que había llegado el momento de crear un servicio médico propio, con responsabilidad y capacidad ejecutiva para llevar a cabo el tratamiento integral de los accidentes de buceo, en todos sus aspectos, tanto en la recompresión como durante la hospitalización. La asamblea general de aquel año aprobó la creación de la Unidad de Terapéutica Hiperbárica, uniendo en una sola entidad el “departamento de cámara hiperbárica” y el “departamento médico”.

Los primeros años de la década de los ochenta fueron de gran actividad convirtiendo este nuevo departamento, desde entonces bajo la dirección del Dr. Jordi Desola, en un auténtico servicio médico integrado en la red asistencial sanitaria catalana. De forma progresiva las indicaciones terapéuticas de la cámara hiperbárica fueron ampliándose a otras enfermedades no relacionadas con el buceo, pero asimismo tributarias de ser tratadas con Oxigenoterapia Hiperbárica.

Pronto el Servei Català de Salut acreditó CRIS-UTH como un Servicio Médico Extrahospitalario y le otorgó la calificación de Entidad Concertada. Más tarde, y de acuerdo con los requisitos de la Ley General del Deporte, CRIS-UTH fue reconocido como servicio de Medicina del Deporte de primera categoría. El volumen progresivo de trabajo obligó a profesionalizar la dotación de la cámara, no sólo con médicos propios, sino también con técnicos camaristas, enfermeras, auxiliares sanitarios, y personal administrativo con dedicación laboral permanente.

1980, iniciación del Master en Medicina subacuática e hiperbárica de la Universidad de Barcelona

Se compra la actual cámara hiperbárica multiplaza Galeazzi a en Madrid. Esta cámara junto a los compresores y aparatos de tratamiento de aire se guardan en un almacén hasta el 2009 . Paralelamente se empieza la búsqueda del lugar más idoneo para la instalación de la nueva cámara y el nuevo centro de Medicina Subacuática e Hiperbárica

Se encuentra el lugar para la nueva instalación, el Hospital Moisès Broggi en Sant Joan Despí.

Se inician los trabajos de actualización y mejoras de la nueva cámara hiperbárica y todo el sistema hiperbárico del nuevo centro.

Inauguración del nuevo centro de medicina hiperbárica Moisès Broggi.