Skip links

Quiénes somos

1947

Se crea en Barcelona la Asociación de Pesca Submarina (APS)

1954

Escindidos de la APS, un grupo de buceadores entusiastas, capitaneados por Climent Vidal, prestigioso abogado y procurador en los tribunales, crean el Centro de Recuperación e Investigaciones Submarinas (C.R.I.S.) dedicado a fomentar las actividades de buceo con escafandra autónoma. Es uno de los más antiguos del mundo. Se concibió como Centro privado de investigación y desarrollo de todo tipo de actividades subacuáticas, las cuales llevó a cabo en solitario durante muchos años. Contaba con importantes Departamentos de Biología submarina, Ingeniería subacuática, Escuela de buceo deportivo y profesional, Cine y Fotografía submarina, Rescate, Arqueología, y Medicina. El C.R.I.S. tuvo una gran proyección ciudadana. El popular humorista Eugeni lo incluía a veces en sus chistes como ejemplo de voluntariado eficaz sin afán de lucro “… y entonces vinieron los del C.R.I.S., esos tíos que se juegan la vida cada día sin cobrar ni un duro…”. Con la popularización del buceo en los años sucesivos, evolucionó hasta su situación actual como Centro de Buceo deportivo-recreativo. Su trayectoria ha estado siempre ligada a la historia de la Medicina Subacuática de nuestro país

1959

Adquisición de la primera cámara individual de descompresión, llamada popularmente “cartucho”. Permitía la recompresión y descompresión programada de un solo buceador accidentado. Durante el tratamiento, que podía durar más de 30 horas, el accidentado permanecía completamente aislado del exterior y sin posibilidad de asistencia en caso necesario

1961

Los primeros buceadores realizaban su actividad sin ser plenamente conscientes del riesgo en que se hallaban. La Patología subacuática era a duras penas conocida, y los medios de asistencia de que disponían eran muy precarios. Sin embargo pronto surgieron especialistas en el tema, entre los cuales el Dr. Sala-Matas tuvo una gran significación dentro y fuera de nuestro país. Bajo su presidencia en el C.R.I.S. tuvo lugar en Barcelona en el año 1961 el primer Congreso de la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS). También los buceadores más veteranos adquirieron ciertos conocimientos médicos fundamentados en su propia experiencia; por ejemplo, nuestro fundador Climent Vidal, se había hecho cargo, él mismo, del tratamiento de muchos accidentados. Se trataba, verdaderamente, de una etapa heroica en nuestra historia de la Medicina de buceo. Todo el mundo comentaba que habría que tener una cámara más grande y de como mínimo dos compartimentos.

1965

La primera cámara hiperbárica multiplaza civil de nuestro país, fue colocada en el año 1965, en un local cedido por la Asamblea de la Cruz Roja de Barcelona, anexo a su hospital. El encargado de su diseño y construcción fue el ingeniero Josep Rahola Espona que años más tarde fue Senador por Esquerra Republicana de Catalunya. Las numerosas dificultades técnicas y de instalación de la compleja instalación neumática, motivaron que la cámara no entrase en servicio hasta el año 1967. El periódico LA VANGUARDIA, el de más tirada de España en esa época, incluyó en la portada una foto de la nueva cámara hiperbárica

1965

Recibe tratamiento por primera vez un buceador accidentado. Era norteamericano y natural de Texas. Siendo entonces presidente del C.R.I.S. Eusebi Escardíbul, comenzaba una nueva etapa que permitiría un tratamiento más cómodo, efectivo, y sobretodo más seguro de los accidentes de buceo. Los Dres. Merino y Guijarro por parte de la Cruz Roja, y el Dr. Bargués por parte del C.R.I.S. se hacían cargo de la asistencia médica.

1978

Hasta el año 1978 fueron tratados 32 accidentes de buceo en la nueva cámara multiplaza, y el cartucho de recompresión fue quedando progresivamente fuera de servicio, hasta convertirse en una curiosa pieza de museo que se conserva actualmente en CRIS-UTH en el Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí, Barcelona. Las recompresiones se llevaban a término a cargo de un equipo de camaristas voluntarios, que desinteresadamente se turnaban para garantizar el funcionamiento de la cámara en todo momento. La hospitalización cuando era necesaria, no dependía del departamento médico del C.R.I.S., sino de los médicos del Hospital de la Cruz Roja. El número de accidentes de buceo aumentaba considerablemente y algunos de ellos fueron muy graves, planteando importantes problemas asistenciales y de disponibilidad personal. La junta directiva del C.R.I.S., debidamente informada y asesorada, consideró que había llegado el momento de crear un Servicio médico propio, con responsabilidad y capacidad ejecutiva para llevar a cabo el tratamiento integral de los accidentes de buceo, en todos sus aspectos, tanto en la recompresión como durante la hospitalización. La asamblea general de aquel año, bajo la Presidencia de Alfons Ferrer, aprobó la creación de un departamento especializado en Medicina de Buceo para hacerse cargo de los buceadores accidentados de todo el litoral mediterráneo español, uniendo en una sola entidad el “Departamento de cámara hiperbárica” y el “Departamento médico” del C.R.I.S. bajo la dirección del Dr. Jordi Desola. Muy pocos de esos buceadores accidentados eran socios del C.R.I.S.

1980

El 28 de abril de 1980 recibió tratamiento por primera vez un paciente afecto de una enfermedad sin relación con las actividades subacuáticas. Se trataba de un chico de 12 años que sufría una Osteomielitis crónica recalcitrante de mandíbula por la cual estaba abocado a la desarticulación y deterioro importante de la función alimentaria. Después de este enfermo tratado satisfactoriamente, de forma progresiva las indicaciones terapéuticas de la cámara hiperbárica fueron ampliándose a otras enfermedades no relacionadas con el buceo, pero asimismo tributarias de ser tratadas con Oxígeno a presión dentro de la Cámara Hiperbárica. Pronto el INSALUD (Seguridad Social española) acredita CRIS-UTH como Entidad Concertada. De forma coloquial, comenzamos a utilizar el término de “Unidad de terapéutica hiperbárica” en referencia a la utilización de la cámara hiperbárica para el tratamiento de enfermedades de todo tipo.
En este año se organiza el primer Curso de Medicina subacuática para médicos. Desde entonces, se imparte un curso cada año con duración y contenido progresivamente incrementado. Desde la tercera edición comienzan a asistir médicos de todas las provincias españolas así como una proporción creciente cada año de médicos extranjeros, algunos de ellos gozando de subvenciones de las instituciones oficiales de sus países, y también de Becas del Instituto de Cooperación Iberoamericana (IBI), y más adelante de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI).
Ese mismo año, CRIS-UTH se afilía como Miembro coporativo de la Sociedad Internacional de Medicina Subacuática e Hiperbárica (UHMS)

1983

El Departamento médico del C.R.I.S. junto a CRIS-UTH organizan en Barcelona el VIII Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Subacuática e Hiperbárica (EUBS). Asisten 200 congresistas procedentes de 23 países, incluidos americanos y japoneses. El programa y la organización del evento son muy bien valorados.

1986

Dada la sólida progresión del nuevo Departamento médico, se decide dotarle de personalidad jurídica propia, autónoma e independiente, bajo la Presidencia del Dr. Jordi Desola, creando la Sociedad CRIS-Unitat de Terapéutica Hiperbárica, que se abrevia como CRIS-UTH. El Servei Català de Salut de la Generalitat de Catalunya acredita CRIS-UTH como Servicio médico extrahospitalario.
El mismo año, y de acuerdo con los requisitos de la Ley General del Deporte, el Registro de instituciones sanitarias de Catalunya acredita CRIS-UTH como Centro de Medicina del Deporte de primera categoría. El volumen progresivo de trabajo obligó a profesionalizar la dotación de la cámara, no sólo con médicos propios, sino también con técnicos operadores de cámara (popularmente llamados “camaristas”) enfermeras, auxiliares sanitarios, y personal administrativo con dedicación laboral permanente.
También de forma coloquial, se especula con la necesidad de disponer de una cámara hiperbárica moderna y de mayor capacidad para ampliar las indicaciones terapéuticas y mejorar las actuales.
Ese mismo año, los cursos de Medicina subacuática e hiperbárica que CRIS-UTH organiza anualmente desde 1980, reciben la aprobación de la Universidad de Barcelona y pasan a estar incluidos en el programa de Tercer Ciclo de la U.B. como Diploma de Postgrado en Medicina subacuática e hiperbárica.

1998

Una entidad bancaria Barcelonesa propone a la Dirección de CRIS-UTH la adquisición de una moderna cámara hiperbárica de gran tamaño que había sido instalada en 1994 en una clínica privada de Madrid, pero que había quedado en desuso por problemas internos de la sociedad que la gestionaba. Por dicha razón la entidad bancaria concesionaria decidió ejecutar el Leasing con que se había iniciado el proyecto. La junta directiva de CRIS-UTH acepta la sugerencia, a pesar de la precipitación que obliga a CRIS-UTH a depositar la importante inversión en el término de 48 horas en la institución madrileña.
La nueva máquina no puede ser instalada en el antiguo Hospital de la Cruz Roja de Barcelona por dificultades técnicas, administrativas, y logísticas insuperables. La precipitación inevitable de la operación obliga a realizar un traslado forzoso hasta un almacén industrial donde la citada cámara hiperbárica permanecerá durante casi 10 años a la espera de poder acometer con garantías la operación de reciclaje de acuerdo a las normativas españolas y europeas sobre instalaciones neumáticas e hiperbáricas que en ese momento ya están vigentes, pero no existían en los años ochenta. El Consejo de administración de CRIS-UTH inicia gestiones con casi todos los Centros Hospitalarios públicos y privados de Barcelona para encontrar el centro hospitalario más idóneo donde ubicar la nueva cámara y el nuevo centro de Medicina Subacuática e Hiperbárica.
La U. B. otorga a nuestros cursos el Grado superior de MASTER en Medicina Subacuática e Hiperbárica de la Universidad de Barcelona

2005

CRIS-UTH organiza el Congreso Internacional de Medicina Subacuática e Hiperbárica (ICHM) que tiene lugar en Barcelona en el mes de septiembre 2005. Asisten 460 delegados procedentes de 54 países de los cinco continentes. Durante mucho tiempo este Congreso es señalado como el mejor organizado de los últimos años.

2008

El Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya encarga a CRIS-UTH la ubicación de un Centro de Medicina Hiperbárica en el nuevo Hospital Moisès Broggi que se está acabando de construir en la localidad de Sant Joan Despí, a 2 km en las afueras de Barcelona. Llega el momento de recuperar aquella gran cámara hiperbárica que ha permanecido durante tanto tiempo almacenada en un local industrial. Las normativas europeas vigentes obligan a una remodelación profunda y completa de todo el sistema hiperbárico que no puede ser implementado con los precarios requerimientos que dispusieron sus primeros propietarios de acuerdo a las normativas españolas de 1994.
El Consejo de Administración rechaza la idea de adquirir una cámara nueva desechando la antigua que no puede ser utilizada en el siglo XXI de la forma como fue construida e instalada a inicio de los años 90. Se contacta con 10 empresas especializadas en tecnología hiperbárica (dos de ellas españolas) recabando sus instrucciones, sugerencias, y presupuesto para adaptar la nueva cámara a las normativas europeas vigentes. Se selecciona una prestigiosa empresa francesa, especializada en construcción y mantenimiento de Plataformas petrolíferas. El acuerdo consiste en transportar la cámara a sus instalaciones, reciclarla, adaptarla a las normas europeas, recertificarla, y restituirla a CRIS-UTH debidamente homologada con el marcaje EC de instalación hiperbárica nueva. El coste la operación multiplica 18 veces la inversión realizada en 1998.
El Presidente y Director médico de CRIS-UTH es invitado como ponente al Congreso Chino de Medicina Hiperbárica que tiene lugar en la ciudad de Chongqing, cerca de Wuhan.

Duración: 1.16

Duración: 4.08

Duración: 15.45

2010

El 15 de marzo de 2010 recibimos la nueva cámara hiperbárica, convertida en un ultramoderno artilugio, con tecnología punta, adaptada a las normas europeas vigentes, ostentando las marcas EC de instalación neumática e hiperbárica nueva acreditada, así como la necesaria marca EC de dispositivo médico sanitario homologado.
El 22 de junio de 2010 se realiza la primera presurización, en vacío, de la cámara hiperbárica a la presión de 6 Atmósferas Absolutas (ATA) equivalente a 50 metros de profundidad bajo el mar.
El 29 de agosto de 2010 reciben tratamiento los 4 últimos enfermos en la instalación del antiguo Hospital de la Cruz Roja de Barcelona.
El 30 de agosto de 2010, esos mismos cuatro enfermos recibien el primer tratamiento de Oxigenoterapia Hiperbárica en la nueva Unidad de terapéutica hiperbárica de CRIS-UTH ubicada en el Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí, Barcelona.
Se inicia una nueva etapa que consolida CRIS-UTH como entidad Líder en España de la Tecnología y asistencia hiperbárica plenamente integrada en la Asistencia pública, y con amplio reconocimiento internacional. CRIS-UTH mantiene su estructura de Sociedad profesional autogestionada gozando a todos los efectos de las características de Servicio médico público dentro del Sistema nacional de Salud.
El futuro se escribe día a día y se desprende como consecuencia natural de la trayectoria profesional que hemos esbozado en estos breves comentarios al servicio de la comunidad a la que pertenecemos.

2011

EL DR.MOISÈS BROGGI VISITA CRIS-UTH
A la seva edat de 102 anys, el Excm. Dr.Moisès Broggi seguia moderant personalment les Sessions extraordinàries de la Real Acadèmia de Medicina de Catalunya, de la qual era President honorari, i ens enriquia amb la seva erudició, saviesa, sentit comú, i bonhomia.
A meitats de febrer de 2011 el Dr. Broggi ens va honorar amb la visita a CRIS UTH dins de l’Hospital que porta el seu nom. Va entrar a la cambra hiperbàrica, va saludar als malalts un per un, es va interessar per les seves malalties, i els va donar recomanacions, consells, i informacions valuoses.
Durant tres hores més, varem gaudir de la seva presència a la Unitat escoltant les seves històries, la seva ètica, el seu bonfer, i la seva extraordinària humanitat.
El 11 de febrer de 2011 és, sens cap mena de dubte, una de les dates més importants a la Historia de CRIS-UTH.