Skip links

Otras indicaciones de la OHB

La OHB puede acortar significativamente las incómodas molestias que suelen aparecer
después de operaciones quirúrgicas

Indicaciones según ECHM

Los efectos directos e indirectos de la oxigenoterapia hiperbárica OHB abren camino a una larga serie de indicaciones médicas, las cuales son revisadas periódicamente en reuniones multidisciplianarias por el Europiean Committee for Hyperbaric Medicine (ECHM).

La última revisión de las indicaciones actuales, y el nivel de evidencia de cada una de ellas, fue analizado en el X Congreso Europeo de Consenso que tuvo lugar en abril 2016.

Las indicaciones de la Oxigenoterapia hiperbárica OHB se escalonan en tres apartados:

  1. Indicaciones principales – Evidencia tipo 1. Enfermedades en las que las Oxigenoterapia hiperbárica OHB constituye el único tratamiento eficaz, o bien posee un efecto esencial, junto con otras intervenciones terapéuticas.
  2. Indicaciones complementarias Evidencia tipo 2. Enfermedades en las que la aplicación de la Oxigenoterapia hiperbárica OHB no es imprescindible ni esencial, pero posee una acción beneficiosa, probada en estudios clínicos y experimentales.
  3. Indicaciones en estudio Evidencia tipo 3. Situaciones en que la Oxigenoterapia hiperbárica OHB puede tener efecto terapéutico aceptable o interesante, en algún aspecto de la enfermedad, basado en una hipótesis terapéutica consistente, con un sistema de control y de evaluación de resultados definido, y aplicable en estudios controlados.

Indicaciones de la Oxigenoterapia Hiperbárica aprobadas

En la tabla 1 se exponen las indicaciones actuales clasificadas en niveles progresivos de evidencia. Algunas de estas indicaciones no son comunes en los centros de medicina hiperbárica españoles, por lo cual en las páginas que siguen se comentan con mayor detalle las indicaciones más habituales en la comunidad médica española.

Las primeras indicaciones preferentes de la OHB son el embolismo gaseoso de cualquier origen, la enfermedad por descompresión y el síndrome de hiperpresión intratorácica de los buceadores, aviadores, astronautas y trabajadores en ambientes presurizados. La experiencia actual de CRIS-UTH en el tratamiento de los accidentes disbáricos de buceo es de 840 casos.

 

Intoxicaciones agudas por monóxido de carbono (ICO).
Varios estudios controlados, algunos aleatorizados a doble ciego, y varios millares de referencias clínicas de metodología científica correcta, ponen de manifiesto la superiodidad de la OHB en tratamientos de las intoxicaciones por monóxido carbono ICO sobre cualquier otra terapéutica. La experiencia actual de CRIS-UTH en el tratamiento de las intoxicaciones por monóxido carbono ICO supero los 5000 casos, con resultados favorables en el 98,3% de los enfermos.

 

Intoxicaciones por cianhídrico/cianuro (ICHN).
La experiencia de CRIS-UTH en el tratamiento hiperbárico de intoxicaciones combinadas por CO y por CNH, todas de extrema gravedad, es de 92 casos, en los que la supervivencia fue del 100%; ninguno de estos enfermos había recibido HCB. Es necesario recordar, finalmente, que en el caso de un síndrome de inhalación de humo, es posible una intoxicaciones por monóxido carbono sin ICNH simultanea pero, al contrario es imposible una ICNH sin que haya también una ICo, por razones toxicológicas y físicas incuestionables.

 

Infecciones necrotizantes de partes blandas (INPB).
Posiblemente la indicación de la OHB más conocida universalmente es la grangrena gaseosa, después de las espectaculares experiencias de Boerema y Brummlkamp en los países bajos, en 1961, donde su prevalencia es elevada.

 

Oncología radioterápica.
De forma progresiva desde el inicio del siglo XXI y en plena rutina en la actualidad, mñas de la mitad de los 30-40 enfermos que reciben tratamiento cada día en CRIS-UTH son oncológicos. La OHB aumenta la presión tisular de óxigeno en los tejidos circundantes de la zona lesionada y restablece los mecanismos cicatrizales. Es especialmente manifiesto en las heridas de boca, cabeza y cuello, así como en el recto, vagina o vejiga urinaria. La experiencia de CRIS-UTH en la profilaxis o tratamientos de las lesiones radioinducidas es superior a los 2000 casos procedentes de los servicios oncología de toda Catalunya.

 

Problemas de Cicatrización.
La OHB favorece la interrupción del circulo vicioso que perpetua la infección, el trastorno vascular y la falta de cicatrización. Es necesario valorar la relación coste-efecto-beneficio, pues a diferencia de las lesiones radioninducidas donde la OHB es curativa, el tratamiento del pie diabético, de las dolorosas vasculitis, o de las heridas neuropáticas, será siempre paliativo hasta que el factor principal esté erradicado, en el caso de que esto sea posible.

 

Infecciones difíciles.
El papel antinfeccioso de la OHB es bien conocido en relación a las INPB, pero lo es menos su acción en algunas infecciones producidas por gérmenes aerobios. Los impecables estudios de MADER en los años 70 demostraron que la OHB tiene una actuación sinérgica con algunos antimicrobianos aumentando el efecto postaintibiotico o potenciando su actividad. EN condiciones normales, estos efectos son innecasarios en personas previamente sanas, pero la OHB puede adquirir un papel coayuvante significativo en las infecciones crónicas de larga evolución y en algunas producidas por gérmenes multirresistentes.

Indicaciones en estudios – Evidencia tipo 3

Algunas indicaciones, hasta hace poco experimentales, se han consolidado en los últimos años, pasando a ser complementarias. Las principales se comentan a continuación.

Osteonecrosis femoral (ONF).
Existen referencias, desde los años 70, de casos de evolución satisfactoria de estos trastornos con OHB. La experiencia del CRIS-UTH en esta enfermedad es de solo 8 casos en los que obtuvieron resultados espectacularmente favorables.

 

Pérdida de visión por oclusión aguda de la arteria central de la retina (OACR).
CRIS-UTH diseño en 1983 un estudio prospectivo sobre tratamientos OHB de las OACR. Los resultados obtenidos son altamente satisfactorios y estimulantes. En contra de la creencia general, la OHB fue eficaz incluso cuando se inició hasta 10 días después de la oclusión.

 

Hipoacusia de aparición súbita (HAS).
La sordera de aparición repentina tiene una prevalencia relativamente elevada, y una etiopatogenia muy elevada. CRIS-UTH realizo en 2015 un estudio retrospectivo en 190 casos tratados con OHB. Se obtuvo un resultado favorable en el 74% de los casos, y una recuperación total de la audición en el 14,5% de los casos que fueron tratados después de la primera semana sordera.

 

Síndrome postanóxido cerebral agudo.
Cuando una persona previamiente sana sufre un episodio fortuito y de corta duración de hipoxia cerebral aguda (por ahogamiento, asfixia, intoxicación, electrocutación u otras causas) es frecuente que permanezcan secuelas permanentes que sitúan al paciente en estado de coma fortuito. Algunas neuronas pueden no estar en situación de necrosis, sino de penumbra isquémica, sin respuesta a estímulos farmacológicos, pero si sensibles a la difusión a favor de gradiente de oxigeno plasmático.
CRIS-UTH presento en 2014 los resultados de un estudio prospectivo, iniciado en 1985, centrado en aplicaciones de OHB en enfermos de las características anteriores.

 

Otras aplicaciones experimentales.
Según resultados presentados y discutidos en el X Congreso Europeo de Consenso sobre aplicaciones de la OHB son también indicaciones experimentales válidas las recuperación de las secuelas neurocognostivas de los accidentes cerebrales, y las secuelas de traumatismos craneales graves con conmoción cerebral.

Contáctanos