Skip links

Oxigenoterapia Hiperbárica

La Oxigenoterapia Hiperbárica OHB incrementa hasta 23 veces el transporte plasmático
de oxígeno permitiendo una oxigenación tisular eficaz.

Aplicación de Oxigenación Hiperbárica en medicina general,
mecanismo general de acción de la Oxigenación Hiperbárica (OHB)

La Oxigenación Hiperbárica es una modalidad terapéutica apoyada en leyes físicas fundamentales, que se basa en la obtención de presiones parciales de oxígeno elevadas, al respirar oxígeno puro, en el interior de una cámara hiperbárica, a una presión superior a la atmosférica.

Al respirar oxígeno puro en medio hiperbárico se produce un aumento de la presión arterial de oxígeno que es proporcional a la presión absoluta (ley de Henry) y que sobrepasa los 2.000 mmHg, es decir más de 20 veces por encima de su concentración normal, cuando la presión de la cámara alcanza el valor de 3 atmósferas absolutas.

 

La gran cantidad de oxígeno circulante satura rápidamente la capacidad de transporte de los glóbulos rojos y el sobrante permanece disuelto en el plasma de forma libre, se intercambia por difusión simple y permite una oxigenación muy eficaz de todos los tejidos del organismo.

Efectos beneficiosos

Neovascularización o angiogénesis.

La OHB estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos y la formación de tejido de granulación, acelerando el proceso de cicatrización y recuperación en tejidos hipóxicos que tienen alterada su capacidad de cicatrización.

 

Vasoconstricción.

Disminuye el edema y la inflamación manteniendo la hiperoxia de los tejidos.

 

Disminución del estrés oxidativo.

La OHB estimula la síntesis de óxido nítrico y desencadena la formación exuberante de antioxidantes en especial peroxidasas y superoxidismutasas que contrarresta el estrés oxidativo.

 

Mejora de las defensas en ciertas condiciones.

Estimula la acción de los glóbulos blancos en la lucha contra la infección que está mermada en condiciones de hipoxia y/o necrosis.

Indicaciones más comunes

 

  • La OHB es el único tratamiento que combate la causa del accidente disbárico descompresivo y del embolismo gaseoso de cualquier origen.
  • Es el tratamiento preferente junto a otras medidas, de la intoxicación aguda por monóxido de carbono y de la gangrena gaseosa.
  • Es útil como tratamiento complementario de las infecciones necrotizantes de partes blandas, los síndromes compartimentales, la osteomielitis crónica refractaria, las lesiones radioinducidas de hueso, partes blandas y mucosas, los retardos de cicatrización, ulceras vasculares, pie diabético, en la aplicación de injertos y colgajos cutáneos en territorios difíciles, en la pérdida de visión producida por oclusiones de arteria central de la retina y en las sorderas de aparición súbita.
  • Está siendo utilizada con resultados muy alentadores en la encefalopatía anóxica aguda, algunos tipos de acúfenos, las formas perianales de la enfermedad de Crohn, los síndromes de dolor muscular crónico o de larga evolución, el síndrome de fatiga crónica, las lesiones musculo-tendinosas agudas y en la preparación para el ejercicio de alta demanda energética.
  • Por su efecto antiedema y favorecedor del proceso de cicatrización, se aplica con éxito como complemento de las intervenciones quirúrgicas de cirugía estética, para minimizar la duración y las incomodidades del curso postoperatorio, sobretodo en los siguientes casos:

 

Blefaroplastia:

Conocida como cirugía de los párpados. Se corrigen las bolsas de grasa presentes en los párpados inferiores, el exceso de piel de los superiores o el exceso de tejido graso alrededor de los ojos.

 

Lifting facial:

Recolocación de la grasa y los músculos de la cara, al mismo tiempo que se recoloca y estira la piel.

 

Queiloplastia:

Aumento de volumen de los labios.

 

Otoplastia:

Recolocación de orejas demasiado separadas.

 

Cirugía de las mamas:

Aumento, reducción o elevación.

 

Cirugía reparadora de genitales externos.

 

Liposucción:

Reducción del exceso de grasa que se ha acumulado en algunas zonas del cuerpo, generalmente, glúteos, muslos, caderas y abdomen.

 

La OHB es una terapéutica de bajo coste que puede ofrecer alternativas válidas en algunas situaciones en las que ningún fármaco convencional es eficaz, ya sea mejorando la calidad de vida del paciente, minimizando la aparición de secuelas o disminuyendo el consumo de medicamentos.

 

La investigación del uso de la oxigenoterapia hiperbárica y sus beneficios es continua, expensas de las recomendaciones de los comités de expertos del European Committee for Hyperbaric Medicine (ECHM), el Comité Coordinador de Centros de Medicina Hiperbárica (CCCMH) el European Diving Technology Committee (EDTC), así como la Undersea & Hyperbaric Medical Society (UHMS). Estas instituciones establecen la forma legítima y más segura de aplicación de la OHB que los Centros de Medicina Hiperbárica deben aplicar rigurosamente.

Contradicciones y efectos secundarios

Ninguna terapéutica válida está exenta de efectos secundarios. Ocultarlos sería una actitud deshonesta. En el caso de la OHB son pocos y bien definidos. El médico en una primera visita valora cuidadosamente cada caso, la indicación de tratamiento y el número de sesiones recomendadas, si procede.

 

  • No existen contraindicaciones absolutas que impidan radicalmente la aplicación de OHB.
  • En algunas ocasiones, deben adoptarse medidas de cautela, que los médicos responsables del centro de Medicina Hiperbárica valorarán de la forma más adecuada.
  • Como en todas las terapéuticas, es preciso valorar la relación coste/efecto/beneficio.
  • Utilizada por manos expertas, de la forma adecuada, y en el momento oportuno, la posibilidad de efectos secundarios o indeseables es mínima y fácilmente controlable.

Características del tratamiento con OHB en nuestro centro

Ofrecemos atención médica de calidad y tecnología vanguardista en un ambiente acogedor.Disponemos de una cámara hiperbárica multiplaza de alta tecnología. Los asientos ergonómicos de tipo sillón son confortables y mientras se realiza el tratamiento los pacientes pueden leer, ver una película o simplemente reposar.

El tratamiento se realiza como mínimo a una presión de 2 atmósferas absolutas, lo que permite una presión parcial de oxígeno en plasma muy elevada y por tanto una excelente oxigenación de todos los tejidos. Pudiendo llegar para terápias excepcionanes hasta las 6 ATA .

Cada sesión tiene una duración aproximada de 90 minutos y consta de 3 etapas:

 

  1. Aumenta la presión atmosférica en el interior de la cámara hiperbárica. En esta etapa frecuentemente se experimenta que los oídos se tapan pero, normalmente, se soluciona realizando cierto tipo de maniobras de compensación, que el personal sanitario, que siempre acompaña a los pacientes dentro de la cámara, enseña a realizar con soltura.
  2. La presión se mantiene estable. Se administra oxígeno al 100% a través de un casco transparente o una mascarilla.
  3. Se reduce la presión hasta igualarla con la atmosférica y finaliza la sesión.

 

El tratamiento se realiza siempre con el apoyo y atenta supervisión de un equipo asistencial formado por un médico/a, un enfermero/a y un operador de cámara hiperbárica, que están presentes en la unidad durante todo el tiempo.

 

Un miembro del equipo sanitario acompaña a los pacientes en el interior de la cámara durante toda la sesión, mientras los otros supervisan todo el proceso en la inmediata proximidad de la cámara.

 

Nuestros médicos son especialistas en Medicina del Deporte y/o en Medicina Interna y/o Medicina del Trabajo. Todos ellos, al igual que el personal de enfermería, tienen el Master en Medicina Subacuática e Hiperbárica por la Universidad de Barcelona y disponen de una amplia experiencia profesional en el tratamiento con OHB.

 

Los operadores de cámara, durante su estancia en el centro, tienen dedicación exclusiva a esta actividad. Han recibido formación especializada y disponen de amplia experiencia.

Otras indicaciones de la OHB