Skip links

Medicina Hiperbárica y del deporte

La oxigenación hiperbárica en la medicina del deporte

Mecanismo general de acción de la Oxigenación Hiperbárica (OHB)

Efecto preso-volumétrico.
El simple hecho físico de estar sometido a presión ambiental elevada dentro de una cámara hiperbárica, proporciona una reducción inversamente proporcional de los volúmenes de los gases sometidos en territorios compartimentales que no están en contacto directo con las vías respiratorias. Es un efecto físico directo de la presión, según la Ley de Boyle-Mariotte.

 

Aumento de la oxigenación tisular con incremento del transporte plasmático de oxígeno.
Al respirar oxígeno puro (100%) dentro de la cámara hiperbárica, aumenta rápidamente la saturación de la hemoglobina y se incrementa de forma muy significativa el transporte plasmático del oxígeno disuelto en la sangre en forma física sin estar unida a la hemoglobina. En un tratamiento de oxigenación hiperbárica (OHB) a 3 atmósferas absolutas (ATA) utilizando un sistema de alta concentración, se obtiene una PaO2 superior a 2100 mmHg incrementando también el transporte de oxígeno plasmático, hasta 23 veces por sobre el valor atmosférico. Al ser una forma de oxígeno libre, no unido a la hemoglobina, el oxígeno plasmático a alta concentración llega a la célula por capilaridad y se intercambia por difusión simple a favor de gradiente. Es un oxígeno que se puede utilizar incluso en situaciones de hipoxia isquémica, reológica, traumática, o tóxica, en todas ellas el intercambio celular de oxígeno procedente de la oxihemoglobina está limitado o incluso impedido. Estos efectos son la aplicación de los principios físicos fundamentales como la Ley de Dalton, y de Henry.

 

Vasoconstricción periférica no hipoxemiante. Efecto antiedema hiperóxico.
La OHB aporta una eficaz y exclusiva reducción del edema maligno de las extremidades al reducir el flujo plasmático del músculo edematoso aumentando al mismo tiempo el aporte de oxígeno y contrarestando la hipoxia tisular. La eficacia de la OHB en el tratamiento de los síndromes compartimentales ha sido objeto de un estudio randomizado controlado con placebo a doble ciego (Bouachaur et al.1996).

 

Efecto Antiogénico.
El aumento de la presión parcial de oxígeno estimula una neoformación vascular muy efectiva que es máxima en las primeras 48 después de una lesión traumática o quirúrgica.

 

Formación acelerada de tejido de cicatrización. Neocolagenización.
Las oscilaciones hiperóxicas estimulan los mecanismos oxidependientes de regeneración tisular con formación de tejidos de granulación efectivos y a veces incluso exuberantes.

 

Gran producción de antioxidantes.
La hipoxia desencadena una activa producción de antioxidantes destinados a contrarestar la formación de radicales libres de oxígeno que producen el estrés oxidativo. La OHB tiene incluso un efecto de prevención del síndrome de isquemia/reperfusión que se beneficia de la formación exuberante de antioxidantes.

 

Estimulación de la respiración celular mitocondrial.
El efecto positivo de la OHB en el tratamiento de las intoxicaciones por monóxido de carbono y por cianhídrico se fundamenta en la liberación del sistema citocromo-oxidasa A3 bloqueado en estas intoxicaciones.

 

Aumento de la producción y de la movilización de células madre.
La formación/movilización de células madre mesenquimales, CD34, y otras es hasta 8 veces mas elevada sometidas a presión parcial elevada de oxígeno hiperbárico.

Oxigenación Hiperbárica en medicina del deporte

La medicina del deporte es una especialidad multidisciplinaria que funciona como nexo entre la aplicación de la ciencia y la práctica del deporte, la promoción del ejercicio y la salud, complementada por investigación y protocolos médicos con el objetivo de mantener el estado de salud y evitar daños relacionados con el deportista.

 

Cualquiera que sea tu nivel de habilidad física o que busques un oro olímpico, un campeonato por equipos o simplemente corras para mantenerte en forma, para competir o por pura afición, podemos ayudarte a lograr tus objetivos.

 

Nuestro equipo de médicos, tienen décadas de experiencia ayudando a atletas profesionales y de élite, guerreros de fin de semana y atletas jóvenes a maximizar su potencial.

 

CRIS-UTH es la entidad puntera en el estado español en la aplicación de tratamientos médicos en cámara hiperbárica y a acumulado a lo largo de los años un sólido y reconocido prestigio a nivel nacional e internacional. CRIS-UTH está en condiciones de ofrecer una alternativa terapéutica a la medida de las necesidades de los deportistas de alto nivel tanto para la prevención y tratamiento de posibles lesiones como y sobretodo para aportarles el máximo rendimiento energético que las excepcionales condiciones fisiológicas d estos deportistas necesitan.

 

La aplicación de la Oxigenación Hiperbárica (OHB) en diferentes fases de la Medicina del Deporte en deportistas de alto nivel se remonta a los años 60 y a sido objeto de numerosas comunicaciones y algunos estudios controlados, que avalan la aplicación en algunos casos. El fundamento terapéutico es sólido y razonable i justifica la continuidad en esta línea de estudio.

 

Básicamente la OHB podría tener utilidad en tres fases diferentes de la actividad deportiva:

  • Grandes traumatismos
    Politraumatismos con afectación sistémica, fracturas complicadas, síndromes compartimentales malignos, y lesiones por calentamiento o multiatricción tisular. La aplicación de OHB en estas situaciones dentro del campo de la traumatología general están bien establecida y a sido objeto incluso de estudios a doble ciego. No se trata de lesiones deportivas en sentido estricto.
  • Lesiones músculo-tendinosas agudas.
    Se han comunicado resultados satisfactorios y incluso con opiniones altamente entusiastas en el tratamiento precoz de las lesiones musculotendinosas, con fundamento fisiopatológico claro y fácilmente verificable.
  • Mejoría del rendimiento físico del deportista y recuperación de la fatiga muscular.
    Se basa en la observación de un efecto no esperado en el rendimiento de deportistas de alto nivel que han recibido tratamiento de OHB por una lesión traumática, en los cuales la recuperación después de los partidos y su rendimiento han mejorado de forma notoria. No existe ningún estudio controlado que demuestre de forma contundente este efecto positivo en la condición general del deportista. Se han formulado gran variedad de hipótesis algunas muy plausibles. La práctica diaria en los Centros de Medicina Hiperbárica hospitalaria reafirma que los pacientes que reciben OHB por diversas enfermedades experimentan de forma general una importante mejora en su condición física general.

La OHB puede ayudarnos a recuperarnos más rápidamente después de los partidos, entrenamientos intensivos, campeonatos y carreras largas, duras o muy extenuantes. Les puede ayudar para prepararse para un Trekking, viaje o excursión de alta demanda. En la preparación y en la recuperación de ejercicios extremos, como por ejemplo las carreras de larga distancia.

Efecto de la Hiperoxigenación en la lesión musculotendinosa aguda

Como resultado de los mecanismos anteriores, combinados en el caso de una lesión muscular aguda por contusión, sobrecarga, o maniobra forzada, la OHB aplicada de forma precoz puede aportar los siguientes efectos:

 

  • Aumento significativo de la oxigenación de los tejidos, aportando la una forma de oxígeno que inicialmente puede utilizar una célula lesionada: el oxígeno plasmático en alta concentración.
  • Disminución de la formación de ácido láctico.
  • Prevención del edema tisular, o contraprestación del edema ya formado.
  • Prevención del síndrome de isquemia/reperfusión por la gran formación de antioxidantes.
  • Tratamiento efectivo del síndrome compartimental creado por efecto combinado de la reacción inflamatoria, la hemorragia, y el edema intersticial.
  • Estimulación de la regeneración tisular.
  • Aumento de la movilización de las células madre, hasta 8 veces más de lo habitual.

Fisiopatología de las lesiones musculotendinosas

Los atletas de muy alto nivel sufren a menudo lesiones musculotendinosas espontáneas que son objeto de estudios exhaustivos que no se detallan en esta guía informativa. En algunos deportes de alta competición la lesión musculotendinosa es el resultado de movimientos forzados en maniobras límite teniendo en cuenta las prestaciones de los atletas. Son también frecuentes las lesiones externas por contusión accidental o intencionada. Como factores generales, la secuencia de eventos incluye hematoma, edema intersticial, y respuesta inflamatoria. La importancia combinada de estos factores etiopatogénicos da lugar a un síndrome compartimental por compresión de las estructuras afectadas contra los límites anatómicos del territorio lesionado, que condiciona un fenómeno de hipoxia tisular.

 

Los mecanismos antiinflamatorios y antiálgicos de defensa comúnmente establecen un círculo vicioso en que la contractura, la hemorragia y el edema incrementan los factores etiopatogénicos de la lesión. Cualquier tratamiento que contrarreste el edema, inhiba la inflamación, aumente la perfusión tisular, y incremente la oxigenación de los tejidos, tendrá efectos positivos en la primera fase de la lesión aguda. Mas adelante, los mecanismos de cicatrización de la herida y regeneración del músculo y/o tendón lesionado precisan de una homeostasis adecuada con la formación eficiente de tejido cicatrizal. Esta regeneración depende en gran medida del mantenimiento de una buena trama vascular y de la creación de una angiogénesis efectiva.