Skip links

FAQ – Preguntas Frecuentes

Es un recinto cerrado que puede mantener en su interior una presión ambiental elevada, en condiciones de habitabilidad y confort para personas sanas o enfermas. La nueva cámara de CRIS UTH recuerda la cabina de un avión de tamaño mediano. Dispone de todo tipo de medidas de seguridad, y tiene un compartimento de salida/entrada de emergencia desde/al exterior.

Hay de todas las medidas. Desde cámaras individuales para una sola persona hasta otras de gran tamaño y envergadura. La cámara hiperbárica de CRIS-UTH tiene undiáetro de dos metros y medio, una longitud de 9 metros, una capacidad máxima de 18 personas. Los enfermos pueden deambular en su interior,ver la televisión en circuito cerrado, o leer. No pueden utilizar ningún tipo de aparato electrónico por razones básicas de seguridad.

Al aumentar la presión y respirar aire ambiente, se puede obtener un efecto beneficioso para algunas enfermedades. Si además dentro de la cámara se respira oxígeno a alta concentración, se logra que penetre por todo el organismo y tenga un efecto curativo en enfermedades que cursan con falta de oxígeno en los tejidos.

En primer lugar los buceadores que han sufrido un accidente de descompresión. También es muy conocida la aplicación de Oxigenoterapia hiperbárica para personas que han sufrido una Intoxicación por monóxido de carbono. Pero el Oxígeno Hiperbárico puede ser también muy eficaz también en las personas que sufren enfermedades que de forma directa o indirecta causan falta de aporte o de utilización del oxígeno en los tejidos, ya que se consigue una concentración de oxigeno hasta 23 veces mas alta que en condiciones normales.

De forma directa, aquellas en las que hay dificultad o interrupción de la circulación de la sangre. De forma indirecta, hay enfermedades en que la sangre llega bien a los tejidos pero su utilización es insuficiente o incluso imposible por causas tóxicas o metabólicas.

En todas aquellas en que hay una obstrucción de la circulación de la sangre, como por ejemplo la ceguera o sordera súbita por embolia o trombosis de la arteria principal de estos órganos; o también los llamados Síndromes compartimentales que se pueden desarrollar después de traumatismos importantes de brazos o piernas. En otras enfermedades, la circulación de la sangre no esta interrumpida pero la utilización del oxígeno no es posible para trastornos tóxicos o metabólicos. Este es el caso de las úlceras y heridas que las personas diabéticas sufren en las piernas y sobretodo en los pies, las cuáles no cicatrizan, entre otras causas, por la incapacidad de utilizar adecuadamente el oxígeno de la sangre; o también de algunas infecciones muy difíciles de los huesos que se vuelven crónicas porque los mecanismos de defensa han fracasado a causa de la falta de oxígeno alrededor del hueso o de la herida; o bien de los tejidos sanos que rodean los tumores que han recibido radioterapia y que han sufrido también el efecto de la radiación.

La Oxigenoterapia hiperbárica no cura la diabetes, pero ayuda a mejorar la calidad de vida de quienes lo sufren y tienen úlceras tórpidas de larga evolución en los pies o en las piernas consiguiendo su cicatrización.

Es un recinto cerrado que puede mantener en su interior una presión ambiental elevada, en condiciones de habitabilidad y confort para personas sanas o enfermas. La nueva cámara de CRIS UTH recuerda la cabina de un avión de tamaño mediano. Dispone de todo tipo de medidas de seguridad, y tiene un compartimento de salida/entrada de emergencia desde/al exterior.

Hay de todas las medidas. Desde cámaras individuales para una sola persona hasta otras de gran tamaño y envergadura. La cámara hiperbárica de CRIS-UTH tiene undiáetro de dos metros y medio, una longitud de 9 metros, una capacidad máxima de 18 personas. Los enfermos pueden deambular en su interior,ver la televisión en circuito cerrado, o leer. No pueden utilizar ningún tipo de aparato electrónico por razones básicas de seguridad.

Al aumentar la presión y respirar aire ambiente, se puede obtener un efecto beneficioso para algunas enfermedades. Si además dentro de la cámara se respira oxígeno a alta concentración, se logra que penetre por todo el organismo y tenga un efecto curativo en enfermedades que cursan con falta de oxígeno en los tejidos.

En primer lugar los buceadores que han sufrido un accidente de descompresión. También es muy conocida la aplicación de Oxigenoterapia hiperbárica para personas que han sufrido una Intoxicación por monóxido de carbono. Pero el Oxígeno Hiperbárico puede ser también muy eficaz también en las personas que sufren enfermedades que de forma directa o indirecta causan falta de aporte o de utilización del oxígeno en los tejidos, ya que se consigue una concentración de oxigeno hasta 23 veces mas alta que en condiciones normales.

De forma directa, aquellas en las que hay dificultad o interrupción de la circulación de la sangre. De forma indirecta, hay enfermedades en que la sangre llega bien a los tejidos pero su utilización es insuficiente o incluso imposible por causas tóxicas o metabólicas.

En todas aquellas en que hay una obstrucción de la circulación de la sangre, como por ejemplo la ceguera o sordera súbita por embolia o trombosis de la arteria principal de estos órganos; o también los llamados Síndromes compartimentales que se pueden desarrollar después de traumatismos importantes de brazos o piernas. En otras enfermedades, la circulación de la sangre no esta interrumpida pero la utilización del oxígeno no es posible para trastornos tóxicos o metabólicos. Este es el caso de las úlceras y heridas que las personas diabéticas sufren en las piernas y sobretodo en los pies, las cuáles no cicatrizan, entre otras causas, por la incapacidad de utilizar adecuadamente el oxígeno de la sangre; o también de algunas infecciones muy difíciles de los huesos que se vuelven crónicas porque los mecanismos de defensa han fracasado a causa de la falta de oxígeno alrededor del hueso o de la herida; o bien de los tejidos sanos que rodean los tumores que han recibido radioterapia y que han sufrido también el efecto de la radiación.

La Oxigenoterapia hiperbárica no cura la diabetes, pero ayuda a mejorar la calidad de vida de quienes lo sufren y tienen úlceras tórpidas de larga evolución en los pies o en las piernas consiguiendo su cicatrización.

Las personas que tienen un cáncer, a veces sufren complicaciones a causa de la quimioterapia o de la radioterapia, que se manifiestan en forma de úlceras en la boca, en la vejiga de la orina, en la vagina, en el recto, o en los intestinos. La administración de oxígeno a presión puede curar de forma definitiva esas estomatitis, Cistitis, Proctitis, o Vaginitis ocasionadas por la radiación, que perjudican mucho la calidad de vida de la persona que las sufre. Pero el tratamiento con oxígeno no afecta a la enfermedad principal que seguirá su evolución natural.

Esta es una preocupación lógica en todos los tratamientos que se aplican a personas con cáncer, y por esta razón en el caso del oxígeno hiperbárico se ha investigado exhaustivamente y se puede afirmar con toda certeza que el oxígeno a presión en cámara hiperbárica no aumenta ni acelera el crecimiento de los tumores ni favorece la aparición de metástasis.


De forma urgente y prioritaria :

  • Accidentes de descompresión y sobrepresión de los buceadores.
  • Embolia gaseosa.
  • Intoxicaciones por monóxido de carbono y/o por cianhídrico.
  • Infecciones necrotizantes de partes blandas.
  • Ceguera súbita por obstrucción de la circulación de la retina.
  • Sordera neurosensorial de diferentes orígenes.

De forma complementaria a otros tratamientos:

  • Radionecrosis de hueso y de partes blandas.
  • Radionecrosis de la vejiga de la orina (Cistitis hemorrágica) y de la vagina, del recto, o intestinos.
  • Osteomielitis crónica recalcitrante de evolución tórpida.
  • Síndromes compartimentales.
  • Síndrome de aplastamiento, conocido como “Crush”.
  • Aplicación de injertos y colgajos cutáneos en territorios difíciles.
  • Secuelas cerebrales como consecuencia de accidentes que han interrumpido temporalmente la circulación o la oxigenación del sistema nervioso central en personas previamente sanas : asfixia, ahogamiento, sofocación, intoxicaciones, y otros síndromes postanoxia cerebral aguda.
  • Enfermedades de todo tipo que tienen como causa o efecto principal la falta de oxígeno en los tejidos.

Estas hipótesis empíricas se han formulado a partir de observación de casos aislados sin rigor metodológico. Las sociedades internacionales de Medicina Hiperbárica revisan periódicamente esas indicaciones, que si un día se demostrasen sería un hallazgo muy interesante, pero de momento no hay evidencia científica que demuestre de forma valida y seria que el oxígeno hiperbárico mejore los niños con autismo o con parálisis cerebral.

No hay experimentos científicos metodológicamente correctos que lo demuestren. Pero hay una práctica empírica muy amplia de personas mayores, o previamente deterioradas por otras causas, que recibieron Oxigenoterapia hiperbárica para tratamiento de otras enfermedades en que la OHB está bien consolidada, y sus parientes observaron que el anciano mejoraba su estado general y aumentaba su rendimiento intelectual y físico.

No hay experimentos científicos metodológicamente correctos que lo demuestren. Pero hay una práctica empírica muy amplia que sugiere que los deportistas pueden obtener beneficio de la Oxigenoterapia hiperbárica en algunas ocasiones. Algunos deportistas muy famosos afirman que utilizan una cámara hiperbárica portátil,aunque el método que utiliza no puede ofrecernos confianza.
De lo que no cabe duda, es de que la Oxigenoterapia hiperbárica puede ser muy útil en las siguientes situaciones.

  • Acelerar la recuperación de las lesiones deportivas.
  • Reducir el tiempo de recuperación funcional después de ejercicios extenuantes, como por ejemplo en los corredores de Maraton o carreras de media o larga distancia.
  • Eliminar o mejorar el estrés competitivo por exceso o hiperfrecuentación de pruebas programadas de forma repetitiva.
  • Algunas publicaciones sugieren que la Oxigenoterapia hiperbárica podría mejorar el rendimiento de los deportistas de alta competición. Es posible, pero esta práctica podría plantear problemas éticos y/o legales y dar lugar a sanciones.

Las personas que tienen un cáncer, a veces sufren complicaciones a causa de la quimioterapia o de la radioterapia, que se manifiestan en forma de úlceras en la boca, en la vejiga de la orina, en la vagina, en el recto, o en los intestinos. La administración de oxígeno a presión puede curar de forma definitiva esas estomatitis, Cistitis, Proctitis, o Vaginitis ocasionadas por la radiación, que perjudican mucho la calidad de vida de la persona que las sufre. Pero el tratamiento con oxígeno no afecta a la enfermedad principal que seguirá su evolución natural.

Esta es una preocupación lógica en todos los tratamientos que se aplican a personas con cáncer, y por esta razón en el caso del oxígeno hiperbárico se ha investigado exhaustivamente y se puede afirmar con toda certeza que el oxígeno a presión en cámara hiperbárica no aumenta ni acelera el crecimiento de los tumores ni favorece la aparición de metástasis.


De forma urgente y prioritaria :

  • Accidentes de descompresión y sobrepresión de los buceadores.
  • Embolia gaseosa.
  • Intoxicaciones por monóxido de carbono y/o por cianhídrico.
  • Infecciones necrotizantes de partes blandas.
  • Ceguera súbita por obstrucción de la circulación de la retina.
  • Sordera neurosensorial de diferentes orígenes.

De forma complementaria a otros tratamientos:

  • Radionecrosis de hueso y de partes blandas.
  • Radionecrosis de la vejiga de la orina (Cistitis hemorrágica) y de la vagina, del recto, o intestinos.
  • Osteomielitis crónica recalcitrante de evolución tórpida.
  • Síndromes compartimentales.
  • Síndrome de aplastamiento, conocido como “Crush”.
  • Aplicación de injertos y colgajos cutáneos en territorios difíciles.
  • Secuelas cerebrales como consecuencia de accidentes que han interrumpido temporalmente la circulación o la oxigenación del sistema nervioso central en personas previamente sanas : asfixia, ahogamiento, sofocación, intoxicaciones, y otros síndromes postanoxia cerebral aguda.
  • Enfermedades de todo tipo que tienen como causa o efecto principal la falta de oxígeno en los tejidos.

Estas hipótesis empíricas se han formulado a partir de observación de casos aislados sin rigor metodológico. Las sociedades internacionales de Medicina Hiperbárica revisan periódicamente esas indicaciones, que si un día se demostrasen sería un hallazgo muy interesante, pero de momento no hay evidencia científica que demuestre de forma valida y seria que el oxígeno hiperbárico mejore los niños con autismo o con parálisis cerebral.

No hay experimentos científicos metodológicamente correctos que lo demuestren. Pero hay una práctica empírica muy amplia de personas mayores, o previamente deterioradas por otras causas, que recibieron Oxigenoterapia hiperbárica para tratamiento de otras enfermedades en que la OHB está bien consolidada, y sus parientes observaron que el anciano mejoraba su estado general y aumentaba su rendimiento intelectual y físico.

No hay experimentos científicos metodológicamente correctos que lo demuestren. Pero hay una práctica empírica muy amplia que sugiere que los deportistas pueden obtener beneficio de la Oxigenoterapia hiperbárica en algunas ocasiones. Algunos deportistas muy famosos afirman que utilizan una cámara hiperbárica portátil,aunque el método que utiliza no puede ofrecernos confianza.
De lo que no cabe duda, es de que la Oxigenoterapia hiperbárica puede ser muy útil en las siguientes situaciones.

  • Acelerar la recuperación de las lesiones deportivas.
  • Reducir el tiempo de recuperación funcional después de ejercicios extenuantes, como por ejemplo en los corredores de Maraton o carreras de media o larga distancia.
  • Eliminar o mejorar el estrés competitivo por exceso o hiperfrecuentación de pruebas programadas de forma repetitiva.
  • Algunas publicaciones sugieren que la Oxigenoterapia hiperbárica podría mejorar el rendimiento de los deportistas de alta competición. Es posible, pero esta práctica podría plantear problemas éticos y/o legales y dar lugar a sanciones.

La duración del tratamiento hiperbárico es variable. Algunas de las indicaciones principales, como los accidentes de buceo o las Intoxicaciones por monóxido de carbono o por Cianhídrico se curan con una sola sesión de Oxigenoterapia hiperbárica. Pero el tratamiento de las Radionecrosis, las llagas de los pies de los diabéticos, o las obstrucciones de la circulación de la retina suelen precisar 20 o 30 sesiones de tratamiento. En el caso de las infecciones crónicas del hueso (osteomielitis) el tratamiento es prolongado y pueden ser necesarias hasta 60 sesiones.

Como en todas las terapéuticas de eficacia demostrada, el oxígeno hiperbárico puede ser causa de efectos indeseables. No obstante, dichos efectos son pocos y bien definidos, nunca son graves, y su prevalencia es baja. El entrenamiento y las medidas de prevención que los médicos, las enfermeras, y los operadores de cámara enseñan a los pacientes, hacen que la aparición de efectos secundarios sea muy poco frecuente.


Al aumentar la presión, el aire contenido en el oído medio disminuye de volumen y puede producir dolor en los oídos. El paciente debe pinzarse la nariz con la boca cerrada y forzar como si quisiera soplar. Notará como un silbido y los oídos se destaparán. Este ejercicio se llama Maniobra de Valzalva, o simplemente compensar o ecualizar los oídos. En las cámaras de pequeño tamaño y sobretodo en las monoplaza para una sola persona, es más difícil ecualizar los oídos. En los tratamientos muy largos se puede experimentar un trastorno visual transitorio, como una miopía, que se normaliza al cabo de unos días de finalizar el tratamiento. Los pacientes que tienen cataratas pueden experimentar una aceleración del trastorno, por lo que deben consultar al médico de CRIS-UTH antes de iniciarlo.

Como en todas partes ! Puede haber imprevistos, incidentes, accidentes, e incluso incendios. La situación especial de confinamiento transitorio dentro de la cámara hiperbárica podría aumentar la gravedad de estos sucesos. Por esta razón, y aunque sean excepcionales, CRIS UTH adopta unas medidas de control y prevención muy estrictas que se explican en detalle a cada enfermo, se describen en las instrucciones escritas, y están se expuestas en carteles situados en el vestíbulo de la cámara hiperbárica y en los vestuarios.

Los pacientes entran dentro de la cámara hiperbárica y se sientan en un sillón muy confortable. Entonces se aumenta la presión, y cuando el médico o la enfermera que siempre los acompaña se lo indica, comienzan a respirar oxigeno al 100% mediante un dispositivo especial durante 60 minutos; mientras tanto pueden leer, ver la televisión, o simplemente reposar; luego la presión vuelve lentamente al valor normal atmosférico. Sumando el tiempo de la fase de compresión, la estancia bajo presión respirando oxígeno, y la fase de descompresión, una sesión de Oxigenoterapia dura unos 90 minutos.

A pesar de tratarse de una terapéutica de alta tecnología y elevada complejidad, el coste de una sesión de oxígeno hiperbárico es similar, y generalmente inferior, al precio de una radiografía. Cuando es previsible que sean necesarios muchos tratamientos, es necesario valorar cuidadosamente la relación coste/efecto/beneficio.

La OHB es un tratamiento de los considerados de prescripción especializada. Todas las enfermedades principales serán financiadas por la asistencia publica mediante una derivación especializada y hospitalaria. El que no podrá ser cubierto es el tratamiento a cargo de la asistencia pública desde una solicitud de un médico individual o desde una aseguradora privada.

Esto depende del tipo de póliza que tengan concertada. Algunas Aseguradoras privadas lo tienen incluido en sus prestaciones, pero no todas. Las personas que necesitan OHB lo tendrán que negociar con sus aseguradoras.

Las normativas de la Comisión Europea establecen que una cámara hiperbárica es un instrumento médico sanitario, y su aplicación debe de estar bajo el control de un servicio médico especializado. El Comité Europeo de Medicina Hiperbárica añade que un Centro de Medicina Hiperbárica debe estar física o funcionalmente integrado en un centro medico hospitalario. La forma correcta de aplicar el tratamiento se especifica en el Código Europeo de Buenas Prácticas en Medicina Hiperbárica. En consecuencia, la utilización de una cámara hiperbárica en personas enfermas en establecimientos que no cumplan estos requisitos, será siempre una actividad fraudulenta. Las indicaciones científicas y la validez de los resultados se revisan de forma continuada por los Comités de control de calidad de las Sociedades Internacionales de Medicina Hiperbárica, por el Comité Europeo de Medicina Hiperbárica, y en España por el Comité Coordinador de Centros de Medicina Hiperbárica (CCCMH). La primera cámara hiperbárica de CRIS-UTH se instaló en 1965 y por tanto era anterior a esas instituciones, pero CRIS-UTH mantiene relaciones muy próximas con todas ellas desde su creación, y ha participado de forma activa en el desarrollo de las normativas de la Unión Europea. CRIS UTH se esfuerza en cumplir las medidas de seguridad establecidas y en aplicar los tratamientos según los requisitos y vigilancia de las instituciones mencionadas.

La duración del tratamiento hiperbárico es variable. Algunas de las indicaciones principales, como los accidentes de buceo o las Intoxicaciones por monóxido de carbono o por Cianhídrico se curan con una sola sesión de Oxigenoterapia hiperbárica. Pero el tratamiento de las Radionecrosis, las llagas de los pies de los diabéticos, o las obstrucciones de la circulación de la retina suelen precisar 20 o 30 sesiones de tratamiento. En el caso de las infecciones crónicas del hueso (osteomielitis) el tratamiento es prolongado y pueden ser necesarias hasta 60 sesiones.

Como en todas las terapéuticas de eficacia demostrada, el oxígeno hiperbárico puede ser causa de efectos indeseables. No obstante, dichos efectos son pocos y bien definidos, nunca son graves, y su prevalencia es baja. El entrenamiento y las medidas de prevención que los médicos, las enfermeras, y los operadores de cámara enseñan a los pacientes, hacen que la aparición de efectos secundarios sea muy poco frecuente.


Al aumentar la presión, el aire contenido en el oído medio disminuye de volumen y puede producir dolor en los oídos. El paciente debe pinzarse la nariz con la boca cerrada y forzar como si quisiera soplar. Notará como un silbido y los oídos se destaparán. Este ejercicio se llama Maniobra de Valzalva, o simplemente compensar o ecualizar los oídos. En las cámaras de pequeño tamaño y sobretodo en las monoplaza para una sola persona, es más difícil ecualizar los oídos. En los tratamientos muy largos se puede experimentar un trastorno visual transitorio, como una miopía, que se normaliza al cabo de unos días de finalizar el tratamiento. Los pacientes que tienen cataratas pueden experimentar una aceleración del trastorno, por lo que deben consultar al médico de CRIS-UTH antes de iniciarlo.

Como en todas partes ! Puede haber imprevistos, incidentes, accidentes, e incluso incendios. La situación especial de confinamiento transitorio dentro de la cámara hiperbárica podría aumentar la gravedad de estos sucesos. Por esta razón, y aunque sean excepcionales, CRIS UTH adopta unas medidas de control y prevención muy estrictas que se explican en detalle a cada enfermo, se describen en las instrucciones escritas, y están se expuestas en carteles situados en el vestíbulo de la cámara hiperbárica y en los vestuarios.

Los pacientes entran dentro de la cámara hiperbárica y se sientan en un sillón muy confortable. Entonces se aumenta la presión, y cuando el médico o la enfermera que siempre los acompaña se lo indica, comienzan a respirar oxigeno al 100% mediante un dispositivo especial durante 60 minutos; mientras tanto pueden leer, ver la televisión, o simplemente reposar; luego la presión vuelve lentamente al valor normal atmosférico. Sumando el tiempo de la fase de compresión, la estancia bajo presión respirando oxígeno, y la fase de descompresión, una sesión de Oxigenoterapia dura unos 90 minutos.

A pesar de tratarse de una terapéutica de alta tecnología y elevada complejidad, el coste de una sesión de oxígeno hiperbárico es similar, y generalmente inferior, al precio de una radiografía. Cuando es previsible que sean necesarios muchos tratamientos, es necesario valorar cuidadosamente la relación coste/efecto/beneficio.

La OHB es un tratamiento de los considerados de prescripción especializada. Todas las enfermedades principales serán financiadas por la asistencia publica mediante una derivación especializada y hospitalaria. El que no podrá ser cubierto es el tratamiento a cargo de la asistencia pública desde una solicitud de un médico individual o desde una aseguradora privada.


Esto depende del tipo de póliza que tengan concertada. Algunas Aseguradoras privadas lo tienen incluido en sus prestaciones, pero no todas. Las personas que necesitan OHB lo tendrán que negociar con sus aseguradoras.

Las normativas de la Comisión Europea establecen que una cámara hiperbárica es un instrumento médico sanitario, y su aplicación debe de estar bajo el control de un servicio médico especializado. El Comité Europeo de Medicina Hiperbárica añade que un Centro de Medicina Hiperbárica debe estar física o funcionalmente integrado en un centro medico hospitalario. La forma correcta de aplicar el tratamiento se especifica en el Código Europeo de Buenas Prácticas en Medicina Hiperbárica. En consecuencia, la utilización de una cámara hiperbárica en personas enfermas en establecimientos que no cumplan estos requisitos, será siempre una actividad fraudulenta. Las indicaciones científicas y la validez de los resultados se revisan de forma continuada por los Comités de control de calidad de las Sociedades Internacionales de Medicina Hiperbárica, por el Comité Europeo de Medicina Hiperbárica, y en España por el Comité Coordinador de Centros de Medicina Hiperbárica (CCCMH). La primera cámara hiperbárica de CRIS-UTH se instaló en 1965 y por tanto era anterior a esas instituciones, pero CRIS-UTH mantiene relaciones muy próximas con todas ellas desde su creación, y ha participado de forma activa en el desarrollo de las normativas de la Unión Europea. CRIS UTH se esfuerza en cumplir las medidas de seguridad establecidas y en aplicar los tratamientos según los requisitos y vigilancia de las instituciones mencionadas.